Welcome to my blog, hope you enjoy reading
RSS

lunes, 9 de noviembre de 2009

Yo también soy una idishe mame...

Mucho se ha hablado, escrito y filmado sobre las "idishe mames". Inclusive está demostrado que para ser madre judía no es necesario ser madre ni ser judía; ni siquiera hace falta ser mujer; sólo basta con reunir algunas cualidades tales como:

  • ser muy hincha pelotas
  • ser muy sobreprotector/a
  • ser muy posesivo/a
  • ser muy exagerado/a
  • ser muy obsesivo/a
  • y sobre todo ser muy, pero muy, muy, muuuuy sufriente
Yo soy una madre judía. Y a mucha honra. Si no me creen...

Iván jugando un partido de básket

Mismo partido visto (y vivido), por una madre judia

video

Más allá de cualquier estereotipo, lo cierto es que - tal como lo señala un artículo en el diario La Nación a propósito del libro "Madres judías de gente célebre", del francés Bruno Halioua, "el vínculo entre estas madres es tan fuerte que pocos hijos han dejado de señalar su omnipresencia , a veces con humor, otras con angustia, en ocasiones con una mezcla de ambas y también con una pizca de orgullo". El mencionado libro relata historias de personajes como Einstein, Freud, Anna Frank, Marx, Proust, y otras figuras entre las que no podía estar ausente WoodyAllen, quien en sus películas frecuentemente aludió a esa particular y siempre ambivalente relación. Sin dudas, la más recordada (al menos, la más recordada por mí), es la escena de "Historias de Nueva York", donde la madre del protagonista pretende seguir "guiando" su destino y el de todos los demás desde el cielo.
¿Acaso no es ése un acto de amor también?...
Ey, Iván, ¿dónde vas?. ¿Y no te llevas la camperita, hijo?.¡¡Sólo hay 30º !!.
Uff, qué chico éste... Colgo y moiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario